Iglesia Bíblica Torre Fuerte

Como hacer tiempo para las personas en tu vida

  Posted on   by   No comments

Jesús nos da una gran idea en la narración de los evangelios. El principio es este: debemos amar a todos, pero debemos ser intencionales acerca de a dónde va nuestro tiempo. Aún con sus discípulos, Jesús fue más cercano y pasó más tiempo con algunos que con otros.  Y seguramente los “otros” no estaban muy a gusto.

Cuando nos referimos a “amar a todos”, significa dar el 100% de nuestro corazón y atención a la persona. Puede ser en el domo al salir del culto, en un restaurante, en el gimnasio, etc. Quizá solo tengas algunos minutos, pero podrás hacer un sincero y profundo impacto en ese momento. Una oración es una de las más grandes inversiones que podrás hacer “en ese momento”.

Una buena manera de comenzar es preguntarte como puedes hacer espacio para las personas que Dios trae a tu vida. Esa es una manera positiva e intencional de hacerte la pregunta. Eso puede ser un cambio de perspectiva para ti.

HAZ ESPACIO PARA LAS PERSONAS EN TU VIDA

Familia y amigos. La familia es la prioridad, obviamente, y cuanto más viejo seas, más deberías saber quiénes son tus verdaderos amigos. Déjales saber que los amas.

Nuevas relaciones. Asegúrate de luchar por conocer nuevas personas. Puede parecer contradictorio. Tú tienes poco tiempo, ¿y debes agregar más personas? SÍ!!! Las personas correctas. Los lideres se mueven hacia adelante con nuevas relaciones. No tienen que ser muchas, pero si no son ningunas, estas en problemas.

Extraños en tu camino. Una palabra amable, un regalo generoso, un vaso de agua fresca o una oración sincera son regalos que el Espíritu Santo quiere que demos conforme Él lo solicita. Sé receptivo y abierto. Haz por algunos lo que desearías que pudiera hacer por muchos.

Conocidos. Este es un grupo “muy grande” en la mayoría de las personas. Son personas maravillosas, y quisieras pasar más tiempo con ellos, pero la realidad es que no puedes.

 

La tensión permanece. No hay una solución fácil. Pero hay varias buenas preguntas que puedes hacerte que te ayudarán a saber cómo dar de tu tiempo sabiamente.

Pregúntate esto:

  1. ¿Es mi familia de verdad mi mayor prioridad? Cada familia tiene diferentes necesidades. ¿Qué es lo que necesita tu familia? ¿Cómo pueden recibir y experimentar mejor tu amor por ellos?
  2. ¿Cuáles son mis responsabilidades esenciales? Estos son tus “no-negociables”. ¿Qué debes lograr? Estas son sus responsabilidades principales tanto en el hogar como en el trabajo. ¿Quién necesita tu tiempo? Cuando tengas esto claro, tendrás mejor claridad sobre quién necesita tu tiempo.
  3. Cuáles son mis oportunidades productivas. No podrás progresar si siempre haces las mismas cosas con las mismas personas. ¿Qué nuevas oportunidades está trayendo Dios a tu vida? ¿Quiénes son las personas con quien Él quiere que participes en esas nuevas oportunidades?
  4. ¿Escuchas las indicaciones de Dios? No importa que tan intencional trates de ser, siempre hay el “factor  Dios” que no puedes ignorar. En ocasiones necesito usar mi tiempo de una manera que podría no tener sentido en el ámbito natural, pero en el que Dios me lleva a hacerlo.
  5. ¿Quién me brinda la mayor alegría? La intencionalidad, la estrategia y la alegría no son mutuamente únicos, pero es fácil confundir todo. Es bueno aceptar el hecho de que algunas personas simplemente te traen alegría. Eso es un regalo, así que recíbelo, disfrútalo y susurra “gracias” a Dios.

 

 

 

Si esta publicación te gustó, compártela con tus amigos!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Comments